La Inflación en Venezuela...

Con una Venezuela sumida en el más profundo surrealismo -desde hace casi dos décadas- y ataviada de “controles” por doquier, que sólo se han ido acentuando en los últimos años sobre un aparato económico cada vez más empobrecido, desmantelado, desvencijado, y que han terminado generando -como la teoría económica lo predice- unas distorsiones enormes que culminan con efectos nocivos y perversos sobre toda la población y que hoy se materializan en la inflación y escasez más notables en la historia económica de Venezuela, al menos, en el último siglo, con la notable excepción de 1996 cuando la inflación llegó al 103%.

Sea quien sea que acude al mercado (usted, yo, mi madre, su esposa, su hermana, mi abuela) terminan aprendiendo, no desde el punto técnico/teórico, sino mediante la experimentación en carne propia lo que significa la inflación, porque el resultado del paseo por cualquier establecimiento en busca de un bien “x”, en caso de que lo consiga, termina con frases como:
  • ya el dinero no alcanza para nada”,
  • mira lo que cuesta esto hoy, y hace dos meses costaba…”,
  • el dinero se ha vuelto sal y agua”.
Y ciertamente, todas esas expresiones van encaminadas en la dirección correcta porque la inflación no es más que “el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en una economía en un período de tiempo determinado”.

Es decir, si observamos el precio de un bien “X” en un período inicial de tiempo t=0 (léase, Xt0), y encontramos luego que ese mismo bien tiene para un período de tiempo subsiguiente un precio Xt1, donde Xt1 > Xt0, entonces sobre ese bien “X” se ha producido un incremento en el precio de adquisición que da alguna idea del fenómeno de inflación.

Vale comentar de entrada que (a grandes rasgos), los efectos de la inflación sobre una economía bien pueden ser:

Positivos (+) cuando su cuantía es pequeña, es moderada, donde la misma sirve para estimular el ciclo de producción, donde el Banco Central tienen además -al hacerle seguimiento al fenómeno- la política de ajustes de tasas de interés para evitar cualquier riesgo de recesión e incluso, fomentar con alguna política activa el financiamiento a proyectos de inversión que dinamicen el aparato mismo; ó

Negativos (-), cuando el dispararse los incrementos en el nivel general de precios de bienes y servicios, sencillamente, mermas el valor de la moneda en el tiempo, deterioras la capacidad de compra de cada unidad monetaria, desalientas el ahorro e incluso desalientas la inversión debido a toda la incertidumbre sobre el valor futuro del dinero.

182174661
Es justo mencionar que, la inflación es -en líneas generales- una materia superada en casi la totalidad del planeta, siendo además uno de mis temas favoritos, y es por cierto un tema que posee características bien particulares para una economía como la nuestra, y que requeriría a mi juicio la expansión/masificación del conocimiento (al menos a grandes rasgos) de la materia para que nuestra población se haga más culta, entienda del fenómeno y exija, desde el análisis de los efectos del establecimiento de políticas públicas, los correctivos necesarios a un Gobierno Central que tiene “siempre” (aquí y en China) una responsabilidad directa en los niveles de inflación que experimentan y abaten a la población.

Es un asunto que aquí no deja de ser harto contradictorio por toda la verborrea que un gobierno, de modo bastante ignorante e irresponsable en la materia, ha venido generando en los últimos meses con su particular matriz de opinión de que son “otros” los responsables de la inflación que aquí venimos mal viviendo. Léase: El Gobierno asume que aquí su responsabilidad en esta materia es idénticamente igual a cero (0)...
184938462

Para que entendamos el asunto, el fenómeno de la inflación -más allá de la existencia y responsabilidad cuasi exclusiva, como lo diría nuestro Gobierno, de seres perversos, estafadores, oligarcas que juegan con el poder del dinero y la existencia de mafias acapadoras y especuladoras- tiene su origen en elementos monetarios… es el fenómeno consecuencia de que en una economía -por decisiones erróneas entre Gobierno y Banco Central- se generen incrementos en la masa monetaria (dinero en circulación) más allá de las tasas de crecimiento propias del aparato económico, y que terminan generando impactos sobre toda la estructura de precios de bienes y servicios que circulan en el entorno económico más cercano, más próximo.

Es justo mencionar, antes de continuar, que en el mundo que concebimos desde los años 80’s del Siglo XX para acá, las cosas han cambiando sustancialmente, al encontrar hoy día que los Bancos Centrales resultan en entes/instituciones cada día más autónomos e independientes (por supuesto, notable la excepción del caso venezolano), y son ellos -en esos Estados Modernos- los responsables directos por los niveles de inflación que experimentan sus economías, toda vez que es ése el principal “objetivo” que persiguen formalmente (con sus matices, por supuesto).

Entonces, al encontrar el deslinde entre el resto de la estructura de Gobierno y los Bancos Centrales, se cortan de inmediato los incentivos para que los Gobiernos decidan “dedocráticamente” fabricar/producir/imprimir a sus anchas monedas y billetes, porque es además sólo el Banco Central quien está en capacidad de hacerlo.  

Esa cualidad de acuñar billetes y monedas se llama “señoreaje” y tiene la particularidad que, dejando de lado el reducido costo de imprimirlo, el mismo derecho a "producirlo" puede constituir para el emisor -Banco Centrales u organismos emisores- una fuente de ingresos.

Esto resulta muy importante a destacar porque, cuando no encuentras mayor separación entre Gobierno y Banco Central, éste último no poseer mayor autonomía e independencia, entonces pareciera que se está sólo está para complacer cualquier requerimiento de imprimir más y más moneda para buscar solventar los déficit que pueda enfrentar el Gobierno para, por ejemplo, enfrentar los pagos de nóminas o poder hacer frente a proyectos de inversión sin mayor directriz (les suena esto al financiamiento monetario que hace directamente BCV a PDVSA + Gobierno central desde hace algunos años, y cada vez con mayor intensidad)… siendo además, que quien recibe de primera mano el dinero recién creado está en capacidad de pagar y hacerse (adquirir) bienes y servicios antes que éstos experimenten nuevos saltos por causa de la inflación y sacando así provecho a una situación perversa por demás.

Nuestra situación en Venezuela, en términos de inflación (según BCV, aunque se tienen reservas sobre lo idóneo de las cifras oficiales para el caso de los últimos años) y de incrementos salariales generados por Decreto al 1° de Mayo para los últimos años es la siguiente:
2010 2011 2012 2013
Inflación Vzla 27,4 29 19,5 52,7
Incremento Salarial 25% 15% en Mayo + 10% en Sept 15% (May) + 10% (Sept) 20% (May) + 10% (Sept) + 5% (Nov)


171584520Es comprensible entonces encontrar que, siendo ésos los niveles de inflación que venimos experimentando, el dinero no alcance para nada y los ajustes en materia salarial que decreta el Gobierno no funcionan, no alcanzan para poder mantener el poder adquisitivo de quienes aquí trabajan.

Las malas políticas (monetarias y fiscales) nos han traído hasta aquí y por ello la inflación en Venezuela es, hoy día, la inflación más alta del mundo, sin llegar (aún) a hiperinflación, sin estar enfrentando ninguna guerra civil, sin estar enfrentando conflicto armado con otro país de manera formal con sus ejércitos regulares, etc.; pero sin duda es una situación dantesca.

Sólo para terminar, resulta alucinante ver cómo la inflación mensual que aquí venimos experimentando resulta ser la inflación que viven a lo largo de todo un año naciones amigas del mismo subcontinente, sin ir muy lejos, Colombia, Ecuador, Uruguay, Bolivia, entre otros. Algo entonces se está haciendo bien allí y muy mal aquí.

En otro artículo seguiré ahondando en el fenómeno que, desde todo punto de vista, es uno de los problemas estructurales de la economía venezolana a resolver si queremos encontrar una senda de crecimiento y bienestar óptima… 

Rafael Simón Hernández J.

Precio de la Gasolina en Venezuela... Tema de Agenda Pendiente,






150967919Para quienes se enteran en el resto del mundo del ridículo precio que se tiene que pagar por la gasolina en Venezuela dan muestra de un asombro extraordinario, y no es para menos, visto lo que ello significa en países como:

  • Noruega, con el precio más elevado por litro de gasolina = $2,38/lit; ó 
  • Francia = $1,86/lit; ó sin ir muy lejos 
  • Colombia -nuestro vecino más cercano- donde el precio se ubica $1,17/lit

Es absolutamente normal que esos foráneos queden atónitos, y muchos en el exterior comentan cosas como "por qué les cobran eso", o esgrimen frases como "mejor no paguen, que la terminen de regalar", y ciertamente el precio actual por litro de combustible en Venezuela es "un regalo".


Para hacernos una idea, llenar un tanque de gasolina en Venezuela para un vehículo sedán, de aproximadamente 60 litros son unos Bs.6, que a un tipo de cambio de Bs. 6,30/USD es menos de 1 dólar.

Sin embargo, esa situación parece estar experimentando un quiebre en el ideario, una ruptura en el paradigma, pues muchos actores del Gobierno Central están hoy están configurando escenarios y sometiendo a análisis opciones para el incremento en el precio de venta de este bien... tarea que ha puesto a correr a más de uno de los actores responsables en materia económico-financiera del país.

Y es lógico que así sea, porque cuando la fiesta estaba en su apogeo, cuando la bonanza parecía infinita, cuando los recursos parecían no tener freno eso poco importaba, y fue política en tiempos de ser Presidente de la República el ciudadano Hugo Chávez "engavetar" cualquier propuesta que le asomara algún técnico lanzado/imprudente. 

Ahora, para este éste peculiar 2014 las cosas son muy distintas... el Chávez todopoderoso no está desde hace más de un año, y Nicolás Maduro y su entorno más cercano se encuentran con un saco remendado por donde se le mire, con ingresos en divisas cada vez más dudosos, con disponibilidad de recursos cuesta arriba; y los recursos que se han destinado al subsidio de la gasolina ahora parecen hacer mucha falta para salir de deudas, para aprobar importaciones claves, por mencionar sólo algunos temas pendientes.

La verdad, existían pronósticos que en lo económico -para el caso venezolano- no auguraban buenos resultados para el año 2012 y peor aún eran los del 2013, pero los "gobierneros" poco repararon en ello, porque lo importante -para entonces- eran las elecciones, Venezuela toda estaba entregada a la fiesta electoral, en 2012 para hacer ganar a Chávez la Presidencia, y en 2013 para llevar a Maduro a la misma y mantener el poder a toda costa, donde por cierto el partido oficialista se gastó lo indecible.

La necesidad hoy es tal, que se han ido dando algunos pasos en procura de poder hacer rendir (cada vez más) los dólares del negocio petroleo a lo interno, y por ello vemos como hace poco más de dos semana fuera publicado en Gaceta Oficial (N° 40.540 del 24/09/2014) el Convenio Cambiario N° 30, que fundamentalmente dice:

"la liquidación de operaciones de venta de divisas efectuadas por Petróleos de Venezuela S.A. al Banco Central de Venezuela a los fines de la entrega en bolívares..., se hará a cualquiera de los tipos de cambio oficiales a que se contraen los Convenios Cambiarios vigentes". 

Si alguien, por cierto, ha visto algún (dizque) arreglo institucional que tenga menor contenido/idea de arreglo y de institucional que esto que me lo diga, pero bueno, ese seguramente podrá ser tema de otro artículo...

161137332La idea con ello es, hacer rendir más cada dólar provisto desde el negocio petrolero a lo interno de la economía y no seguirlos regalando, pues el tipo de cambio oficial/formal que se le venía aplicando a esa venta de los dólares de PDVSA a BCV era de Bs.6,30/USD. 

Con ello, los bienes más baratos en esta economía resultan: 1° la gasolina y 2° el dólar oficial a 6,30... desde hace mucho rato.

Volviendo a nuestro asunto, sería interesante calcular cuál puede ser hoy la pérdida anual (vía subsidio) a la que el Gobierno de Nicolás pretende revertir y echarle el guante como recursos adicionales a modo de maná. 

Veamos los números: 
  • Consumo Interno de Gasolina en Venezuela (incluido lo que se fuga por contrabando) = 700.000 barriles por día (b/d);
  • Un barril de combustible contiene, aproximadamente, 159 litros;
  • Costo de Extracción y Producción de un barril de petróleo en Vzla = Aprox. = $10/b;
  • Costo de Refinación para la obtención de Gasolina = Aprox. = $45/b;
  • Precio de Venta de la Gasolina en Venezuela = $0,015/lit.

Las premisas anteriores dan cuenta, para el caso de Venezuela, de ingresos por venta de barril de combustible de $2,385/b ($0,015/lit x 159 lit) y costo asociados a producir ese mismo barril de combustible de $55/b (10+45).


Ahora bien, la fórmula para el cálculo de "resultado" (ganancias o perdidas) es la siguiente:

π diaria = Ingresos - Costos = (P x Q) - (C x Q) = (P - C) x Q = 

π diaria =  ($2,385 - $55) x 700.000 = -$52,615 x 700.000 = -$36.830.500/día;

π anual = -$36.830.500 x 365 = -$13.443.313.500 = -$13.443 MM

De hecho, ya en meses anteriores el defenestrado presidente de PDVSA + Min Energía Rafael Ramírez había lanzado a los medios que los cálculos de los técnicos de la estatal petrolera determinaban pérdidas por este subsidio anual de aproximadamente $14M.MM (allí la justificación).

El tema del incremento del precio de la gasolina ha quedado solapado en esta últimas semanas por otros tantos temas/escándalos que sacuden la vida pública nacional, pero es un tema que está por regresar a la palestra toda vez que, 
  • Ya publicado el Convenio Cambiario Num 30 (líneas arriba); 
  • Visto que el precio por barril de petróleo venezolano esta en franco descenso para las últimas semanas, llegando hoy (10/10/2014) a $85,89/b... el nivel más bajo para el crudo venezolano en los últimos tres (3) años;
  • Toda vez que los gastos de Gob Central para el año próximo prometen ser elevados, teniendo en cuenta lo que aspiran ejecutar para intentar dar vida a las misiones creadas de la nada y mantener así cierta conexión/respaldo popular a un poco agraciado Maduro, y 
  • Visto además que será un año electoral muy importante, pues 2015 será el año para elegir nuevos diputados de la Asamblea Nacional en Venezuela, 
  • Aderezado esto que el bolívar se ha convertido en sal y agua, dados los niveles de inflación que golpean nuestra economía como desde hacia mucho tiempo no se veía

Son esos recursos (el subsidio/pérdida anual) de $13.443MM unos recursos en extremo apetecibles desde todo punto de vista, para con ellos intentar seguir la fiesta y correr la arruga.

Pero más allá del justificativo económico que puede tener el tema (incremento del precio de la gasolina), habría que evaluar primero el tema "moral", al encontrar:

  • Un gobierno que pretende imponer un ajuste a golpe y porrazo;
  • Que trata de revertir -de un plumazo- una mala política generada por este mismo Gobierno (Chávez + Maduro) desde sus inicios, bien por ignorancia, omisión, populismo o cabezas calientes
  • La pretensión de hacer que la población -en su conjunto- cargue con el costo de un ajuste que resulta abismal; 
  • Querer además, sacar en ese proceso de ajuste, hasta excedentes / beneficios por el precio sugerido de venta para el litro de gasolina; aparte de 
  • La inmoralidad que significa la pretensión de un Gobierno que exige semejante ajuste a sus connacionales, cuando él mantiene los "regalos" de petróleo a través de los Convenios de Petrocaribe (por ejemplo).

Cuando hablo de la pretensión de querer sacar hasta beneficios (número azules para PDVSA) a partir del ajuste, refiero las distintas señales que en esa materia han tocado la palestra... Veamos los precios que cálculo y los que han venido manejándose en la opinión pública: 
171285902
  • Si dividimos los $55/b que cuesta generar el combustible entre los 159 litros/b, daría $0,3459/lit, que a una tasa de cambio oficial de Bs.6,30/$, significan Bs.2,17/lit = aquí estamos bastante "tablas";
  • Ramírez había lanzado en sus declaraciones -aún como gran jefe de PDVSA- que el precio podría estar entre 2,4-2,7 Bs/litro... eso sale de sumar al número líneas arriba ( 2,17) un gasto operativo de entre Bs.0,20-0,30/lit para transporte interno del combustible más incentivos a las estaciones de servicio, más (en caso de terminar siendo Bs.2,7/lit) un margen de ganancia para la estatal petrolera de entre 8% y 12%; mientra que
  • Uno de los técnicos del aparato gubernamental y quien dirige un "centro de pensamiento" (Víctor Álvarez, ex-ministro del MIBAM) ha llegado a proponer, según sus cálculos, un precio de Bs.4/litro = una absoluta desproporción. Habría que ser cuidadoso con ese cálculo.

Cualquiera de estos sea mañana el precio resultante final para la gasolina en Venezuela representará un ajuste significativo, pues estaría por el orden de 14.366%, 17.900% y 26.566% respectivamente dado el precio del cual partimos hoy.

De estar, conscientemente, haciéndolo muy mal desde el punto de vista gerencial / económico / financiero, desde hace al menos 15 años; a querer hacer buena caja con ganancias importantes de la noche a la mañana.

Creo es un tema harto importante, que debería exigir una discusión sería en Venezuela, para el cual tendrían que exponerse las implicaciones y los matices que todo el asunto reviste, que debería ser cometido a consulta pública, que además debería tener sí antes de dar cualquier incremento la configuración de un arreglo institucional que permita canalizar esos recursos para acciones que propendan el bienestar de toda una nación y evitar que vayan a fondos + fonditos poco transparentes, de los que nadie sabe, que nadie controla, que en el mejor de los casos terminará asistiendo al gobierno para hacer frente a sus gastos corrientes o sino terminarán en algún limbo indeseable.  

Algo para meditar...

     RSHJ